Empezando el 2018

Música de hoy: Tom Odell – Another love (ver abajo)

Aquí estoy, un 31 de diciembre por la tarde, escribiendo sin venir a cuento. Escribo mientras juego a construir bloques con la niña porque el cuerpo y el alma me piden escribir: como una necesidad; como el comer, como si tuviera que hacerlo antes de que las puertas del 2017 se cierren definitivamente.

Nos toca cerrar el año.  Analizar, repasar, comprobar si el balance es positivo o no.  Hacer los presupuestos para el año que entra: ver con qué recursos contamos, qué vamos a necesitar, qué expectativas de crecimiento tenemos.

Para mí este año ha sido intenso a muchos niveles. Y se ha cerrado con algún golpe duro, de esos que sacuden y remueven las entrañas de tu entorno familiar por lo inesperado, por lo gratuito, por lo estadísticamente incorrecto.

Y así llegó la Navidad, en la que parece que no está bien visto mostrar tristeza, en la que se echa de menos a la gente que ya no está, y en la que uno se auto impone cierta alegría por eso de que los más pequeños mantengan la ilusión y que esa misma fuerza nos vaya sacando adelante.

Nos queda esperar que el año nuevo traiga cosas buenas. O eso es lo que todos pensamos alguna vez. Yo este año, quizás porque cada vez se van añadiendo más pérdidas a nuestro bagaje -o porque ya nos hemos hecho mayores y la vida se te planta con la realidad de las responsabilidades de nivel superior; el máster en la carrera de la vida-, no le puedo pedir una carga ligera al nuevo año porque no estaría siendo realista: eso sí; le pido no perder la esperanza ni la fuerza de unas espaldas curtidas para poder aguantar contra viento y marea, y hacerlo con toda la paz y la entereza posibles para aceptar lo que venga.

Como me decía un buen amigo ayer: “No me mires de frente, mírame desde arriba para poder ver todo lo que llevo detrás”.

Ojalá aquellos me miren desde arriba encuentren esas espaldas fuertes que pido.

Por eso me queda desear a todos un año en el que, si es necesario, podamos desplegar la fuerza de esas espaldas.

Un abrazo,

Laura

Foto: Scott Webb en Unsplash

Si te ha interesado lo que has leído, comenta, echa un vistazo a mi página, y mira otros posts: Página de inicio o mi perfil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .