Razones del sufrimiento según el budismo

Música de hoy: Fernando Velázquez – BSO Lo Imposible

Eligiendo la categoría de esta entrada de blog, acabé optando por la opción “Relaciones” porque el post de hoy va sobre la relación más importante que puedes tener y que condiciona todas las demás: tu relación contigo mismo y la forma que tienes de aceptar lo que acontece a tu alrededor.

No soy yo muy propensa a reenviar cosas por las redes sociales, pero hace poco me enviaron una imagen que he decidido incluir aquí para poder tenerla en mente siempre. Y es que la mente nos juega malas pasadas y debemos trabajar por encontrar el término medio entre el pasotismo y la preocupación desmesurada.

La mente nos juega malas pasadas y debemos trabajar por encontrar el término medio entre el pasotismo y la preocupación desmesurada.

Por eso he decidido compartir este breve resumen budista sobre el origen de muchos de los sufrimientos que nos bombardean la cabeza a veces:

  1. Querer controlarlo todo
  2. Desear que el pasado sea diferente
  3. Aferrarse a lo que no pudo ser
  4. No aceptarte como eres en todo momento
  5. Querer que otros sean como tú quieres
  6. Vivir en tu mente y perderte del presente

Y en relación con esto, de nuevo tengo que mencionar a mi amigo Fer, esa persona tan especial a quien conocí en Irlanda hace más de 20 años ya (eso lo cuento en este otro post), persona valiente, honesta y válida donde las haya,  que me recuerda en cada dificultad la importancia de vivir el presente y que me ha hecho retomar la olvidada idea de “amor compasivo“.

Cuando alguien te haga daño o intente herirte, practica el amor compasivo. Aunque puede sonar a comuna hippie de los años 70, el hacer uso de este tipo de amor tan poco usado, he de confesar que te renueva por dentro y te hace sentir bien. Dejas de verte como una víctima de “la maldad de los demás” y pasas a tomar el control de tus acciones, y de los buenos sentimientos. Esto proyecta en el otro una sensación de calma y de paz que tú mismo recoges también, y que mejora al instante el momento de tensión.

Detrás de cada comportamiento hay una causa. Esto no significa que haya que tolerarlo todo y aguantar sin más, pero siempre ayudará que te pongas en el zapato del otro.

Así que, por un mundo mejor, practiquemos el amor compasivo. Seguro que sacamos mucho más de él que del enfrentamiento.

ladywritersdr

Foto: Tim Mossholder en Unsplash

Si te ha interesado lo que has leído, comenta, echa un vistazo a mi página, y mira otros posts: Página de inicio o mi perfil.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .