Teorías batracias

Música de hoy: Tom Petty – Free fallin’

Soy de esas personas a las que les encanta observar: cuando vivía fuera, una de las cosas que más me gustaba era sentarme en los escalones de una plaza (léase Piccadilly Circus, Camden o Plaza de Anaya), ponerme mis cascos y ver la vida pasar; la de otros. El bullicio se camuflaba entre las notas de mi música y daba paso a una sinfonía en la que parecía que todo encajaba, que no había prisas, que todo tenía un sentido.

Quedar con alguien en el centro, tomarme mi tiempo y disfrutar de la espera observando, era algo que disfrutaba enormemente y que sigo disfrutando siempre que tengo la oportunidad, por eso no me importa llegar primero y tener que esperar un poquito: me entretengo mucho jugando a adivinar los motivos del ir y venir de unos y otros.

Y es que a veces solo basta con detenerse y fijarse un poco. Por eso el que me conoce sabe que sé sacarle jugo y llevarme grandes lecciones de pequeños detalles. ¿Y todo esto a cuento de qué? Pues a que en los últimos meses estoy aprendiendo unas cuantas cosas gracias a… los batracios. Sí, a las ranas, por increíble que parezca, y eso que hace años que no veo ninguna.

Tragarse el sapo

Hace poco una compañera y amiga de la oficina me decía que en un curso de gestión del tiempo le habían hablado de “tragarse el sapo”.

No necesita mucha explicación. Simplemente tenemos tendencia a procrastinar aquello que no nos apetece hacer, y en el 99% de las ocasiones, si lo dejamos se nos atraganta aún más. Así que la teoría de tragarse el sapo anima a “coger el toro por los cuernos”, remangarse y hacer aquello que te está creando inquietud y pocas ganas para quitártelo de encima cuanto antes, pues es algo que vas a tener que hacer más tarde o más temprano, y cuanto antes lo hagas, mejor te saldrá.

Pero hoy no voy a hablar de este sapo, aunque sean dos teorías relacionadas. Voy a hablar de una ranita a la que están cocinando, la pobre.

The boiling frog

O la rana que está en la cazuela, para entendernos.

El otro día me contaba otra amiga esta teoría de la rana hervida: si metes una rana en agua hirviendo (no lo he hecho y no tengo la intención de hacerlo nunca, eso que vaya por delante) la rana reacciona y salta rápidamente fuera de la cazuela. Por eso si quieres cocinarla, tienes que meterla en agua fría e irla calentando poco a poco. (Me pregunto quién no sabía esto, tan útil para el día a día…).

El caso es que la rana se va aclimatando a la temperatura del agua, cada vez más caliente, y cuando ya nota que se quema, y quiere salir, se habrá quedado paralizada, habrá perdido toda su fuerza y no podrá saltar, muriendo muy pronto.

¿Qué te parece? Y sobre todo, ¿a qué viene esta extraña teoría culinaria?

Pues a que las personas a veces somos como las ranas en la cazuela: nos aclimatamos, nos acomodamos… y renqueando se nos pasa la vida. Por eso es necesario cuestionarse y no dejarse convencer por las convenciones, lo que hacen los demás o lo que opinan sobre cuál es el camino a seguir para “tener éxito”. Existen tantos caminos como personas hay en el mundo, y cada uno tenemos el nuestro.

Cuestionarse es un ejercicio complicado y puede hacer aflorar muchos demonios. Significa ser autocríticos, reconocer los errores y defectos. Sin embargo es la única opción si queremos mejorar como personas y avanzar.

Y sobre todo porque existe una especie de cobardía generalizada basada en el refrán “más vale bueno conocido…” que para mí resulta aburrida y entorpece. Prefiero mil veces el cambio, por duro que sea, a seguir en una rutina estancada.

Por eso invito a hacer este ejercicio personal interior, a ser más conscientes ¿eres una rana en la cazuela o vas a arriesgarte a saltar hacia adelante?

LadywriterSDR

Foto: Stephen Hocking en Unsplash

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ANA dice:

    Cuanta verdad!!

    Me gusta

    1. Gracias por el comentario, Ana! Un saludo y hasta pronto!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .