40 sombras de blanco

Música de hoy: Bob Seger – Still the same

Quizás sea porque estoy a punto de cumplir los 40.

No, en realidad no. Ya había pensado en hablar de este tema antes.

Voy a hablar de algo muy mío. Voy a hablar del blanco, pero no, no os penséis que va de moda el post.

-¿Blanco…? ¿Vas a hablar de un color? ¿En serio, Laura?!!

-Sí, en serio. Voy a hablar del blanco… de mis canas.

¿Qué pasa, por qué ponéis esa cara? No es trending topic, ¿verdad? Lo sé. ( ¿Y cuándo me habéis visto seguir trending topics a mí?)

No es que yo le tenga manía al honesto gremio de los peluqueros, pero confieso que conmigo los pobres no hacen mucho negocio. Y es que llevo del orden de 12 años sin teñirme las canas (ni siquiera darme un bañito de color).

“Ay, qué dejada, a su edad, que aún no tiene los 40, cómo se le ocurre… Se podía dar al menos un baño de color…”

Esto no me lo ha dicho nadie a la cara, aunque seguro que más de uno lo ha pensado. De hecho siempre me dicen lo contrario: que les encanta mi pelo, que me queda genial… que tengo unas canas muy bonitas…

Podría dar muchas razones, pero daré la principal. ¿La digo?

Antes pongo un vídeo con el que me siento identificada:

El poder del gris – qué gran campaña

Porque no me da la gana. Y en unas horas cumplo los 40, así que ya subo de escalón.

Vaya por delante que no critico ni tengo que decirle nada a quien se tiñe, que está en su absoluto derecho y me parece estupendo que algo tan sencillo haga sentir tan bien a la gente. (Además, juzgar me convertiría en una hater del 99% de la población, cosa que no soy, aunque esté muy de moda serlo).

No, no va por ahí. No va de los demás.

Va de mí.

Y al igual que no me gusta llevar base de maquillaje (una de esas cosas que me caduca antes de que llegue a la mitad del bote porque me lo echo 4 veces al año, literal), las canas no me importan en absoluto. Es más: hasta me gustan.

Quizás porque llaman la atención entre el pelo teñido y siempre me ha gustado ir contra corriente.

Quizás porque dicen que reflejan los disgustos y, en ese caso, serían mis cicatrices de guerra, las que me han hecho aprender y crecer como persona, y por eso me niego a rechazarlas.

Quizás porque las personas que más me han importado en esta vida las hayan llevado siempre con elegancia y orgullo y me guste parecerme a ellos.

Quizás por todo a la vez. Quién sabe.

El caso es que con la edad me he dado aún más cuenta de lo importante que es el respeto por las canas, por las historias de nuestros mayores, por hacerles caso antes de que sea demasiado tarde, por querer guardar sus recuerdos con nuestra memoria.

Qué necesario es que convivan mayores y jóvenes, tanto en el sentido familiar y personal como en el profesional. Las relaciones pueden ser un reto, pero con ganas y buena intención pueden resultar muy satisfactorias.

Hay que escuchar, preguntar, grabar, escribir, pintar… esas historias de abuelos, tíos y padres que nos hablan de tiempos pasados; no siempre mejores, pero en cualquier caso memorables.

Ahora que apenas queda memoria en mi familia es cuando intento recomponer mi árbol, conocer la película de su vida sin director ni cámaras.

Ahora que llego a los 40 y me doy cuenta de que los últimos 13 años han pasado en un abrir y cerrar de ojos, es cuando me gustaría echar la vista atrás, más si cabe. Acordarme de cada detalle, de cada historia, haberlo apuntado todo para no olvidar: Cantabria, Francia, Alemania, África…

No os dejéis guiar por las luces de neón: lo nuevo y colorido no es siempre lo mejor.

Quizás las canas son los recuerdos perdidos que recogemos en forma de nostalgia a sabiendas de que nunca recuperaremos las palabras de aquellos que se fueron.

Y yo feliz de poder recogerlos. Feliz de seguir aquí y poder contar algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .