Martes 17 | Puzzles, aerobic y labios rojos

Martes, primer día de teletrabajo para mí. He ido haciendo check en las cosas que escribí ayer.

Duchada, vestida de calle y con mis labios pintados de rojo para darme fuerza estaba sentada al ordenador y trabajando a las 8 am (dónde estaba el rojo a eso de las 14:30 ya es otra cosa…).

La niña se ha portado bastante bien. Le pongo las tareas por la mañana y, si las acaba antes de que acabe mi jornada, se pone a leer sus libros favoritos. La verdad, en esta situación tan complicada para los niños, nos viene genial que sea tan casera (aunque luego cuando sale se lo pasa bien, por lo general nos cuesta mucho sacarla de casa).

Por la tarde hemos salido al balcón para aprovechar un ratito de sol (ese don tan preciado que te carga de energía y que para mí es fundamental).

Y después sesión de aerobic para movernos. Hay muchos vídeos para niños, pero en algún momento hemos dado con una chica que tenía unos vídeos muy majos de ejercicio… y con musiquilla de la que me gusta para este tipo de actividad…

Y aunque hemos empezado con buenas intenciones, entre que había ejercicios que yo no podía hacer por mi tema de cervicales y hombros y que la tía estaba MUY buena y “me gustaba hasta para mí”, (como diría Leo Harlem en su monólogo de salud y nutrición: “y luego está la gente que parece que estamos hechos como de trozos de otros”) ahí nos hemos quedado atontadas mirando la pantalla y dejando el ejercicio.

(Bueno, en realidad Julia ha seguido haciendo sus ejercicios -os podéis imaginar, muy a su manera-) mientras yo deseaba en mi fuero interno que se me pegara algo solo con ver a la chica esta del vídeo. Daba gusto verla. ¡Oye, y ni sudaba! Aunque claro, con la capa de chapa y pintura que llevaba para hacer ejercicio… Digo: “esta es la típica que tendrá millones de seguidores”. La busco y bingo! 4,6 millones en Instagram. Casi ná con la influencer…

Por si no me creíais:

En fin, que me desvío…

Después hemos empezado un puzzle y ya enseguida era la hora de salir al balcón.

Flipante cómo se oía. No se ve mucha gente, así que supongo que todos los aplausos también vengan de las calles vecinas. Pero el efecto pone los pelos de punta.

Lo que más me gusta es que sonreímos, nos saludamos entre los que nos conocemos y acabamos despidiéndonos: “buenas noches!” y mi vecino (y buen amigo) Jorge, que es quien pone “Resistiré” a todo trapo, acaba gritando: “¡Mañana aquí todos!”

Muy emocionante ver a la gente hacer algo a la vez, y no para celebrar, sino para agradecer y pensar en los demás.

Aquí os dejo un vídeo de hoy desde mi balcón.

https://drive.google.com/open?id=1ZkbXAemX98szD-1_V4vEfv47QbmXJMoy

Y con este buen recuerdo, os dejo hasta mañana.

¡Fuerza!

Imagen de portada: Shahabya en Unsplash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .