Se nos acabó la estrella

Música de hoy: Jarabe de Palo – “Agua”

En ocasiones veo… patrones. Me explico: asocio, encuentro coincidencias del destino. El sábado pasado, en un momento de clara falta de coordinación, me metí debajo de la puerta del maletero cuando mi marido cerraba la puerta y el golpe que me llevé en la cabeza fue histórico, en evidente momento murphesco.

Hoy se me rompió de la manera más tonta, la taza de estrella que tengo.

Y hoy se rompió otra estrella. Una que conocí en blanco y negro, con aquel vídeo de La Flaca en la azotea de un edificio. Esa canción de carácter latino que se nos quedó grabada a todos y por la que empecé a ser fan de Jarabe de Palo.

Esa canción por la que me compré entrada para mi primer concierto de mis años de universidad. Ya en el concierto, allá por el 97/98, vi que aquello era más que una canción. El Pau guapete, melenudo, descarado y con cierto aire pachorra que nos traía de calle dio un concierto inolvidable que disfruté como una enana. Al salir del concierto recuerdo que, con mi amiga, arranqué un cartel publicitario de su disco de un muro y me lo puse en mi habitación de estudiante, donde escuchaba el disco una vez tras otra.

Y es que no solo era música buenrollera, tenía verdaderas perlas, canciones de amor y desamor con cierto toque caribeño. Pasé horas escribiendo las cartas que me escribía con un chico del que me medio enamoré con “el lado oscuro” de fondo o una de mis favoritas, “agua”.

Porque eran canciones que contaban historias, que conectaban muy bien. Sinceras, cercanas, reales.

Cuando hace un tiempo murió Marie Fredriksson de Roxette, me acordé de que fue por ese grupo por lo que yo empecé a estudiar inglés. Recuerdo ser una niña y volver una tarde de la playa en el autobús municipal. Sonaba “Fading like a flower” en la radio y me fijé en una chica que iba cantándola. Y a mí eso me fascinó. Y pensé, como cuando empecé a leer por la curiosidad de saber lo que ponía en los libros a los cuatro años, que yo también quería entender las letras de las canciones. Quién me iba a decir a mí que acabaría estudiando Filología Inglesa.

Cuando murió María Dolores Pradera sentí que se perdía un referente de mi infancia.

Y es que al final la música, como cualquier arte, va de emociones. Y lo que te transmiten en un determinado momento se queda grabado en la memoria, incluso cuando la memoria empieza a perder lastre y a olvidarse de cosas más importantes.

Jarabe de Palo siempre será un referente para mí. Gracias por tantas buenas sensaciones.

D.E.P.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .